Actualidad
Actualidad | Generales

La autoestima en tiempos de redes

¿Qué buscamos cuando posteamos una imagen en nuestro muro? Un especialista abre el debate…

Decía Virginia Satir, la famosa y primera terapeuta familiar, que la autoestima consiste en encontrar lo bueno de cada uno, pero sobretodo, aceptar lo que no nos gusta. Una definición que tiene mucho sentido, dado que si para tener la autoestima alta hay que ser perfecto, nadie podría alcanzar semejante expectativa…

De ego y aceptación
En los tiempos actuales, no podemos tratar a las redes sociales como algo aislado, como si estuvieran fuera de lo que está pasando en toda la sociedad. En tal sentido, lo que observo en las redes es una clara manifestación de algo que está más oculto en la calle. Todos usamos una “máscara social”, es decir, una forma en que nos mostramos, pero esto ha existido siempre y se relaciona con el ego, que se ocupa de que seamos aceptados por los demás. Por lo tanto, si bien el ego está caratulado como algo negativo, es bueno destacar que cumple esta función de lograr ser aceptados, tal como lo planteó la famosa pirámide de Maslow.

Volviendo a la autoestima, además de la definición que di al principio, vamos a concentrarnos en las creencias que la determinan. Las creencias que tenemos sobre nosotros mismos conforman nuestra autoestima, tanto para lo bueno como para lo malo. Es interesante notar que muchas de estas creencias son inconscientes, subyacen día a día debajo de nuestras palabras y acciones pero, en cierta forma, dirigen nuestros pensamientos. Un ejemplo es la creencia de no sentirse merecedor. Muy pocas personas pueden reconocer que tienen esta creencia y, sin embargo, cuando hacemos trabajos profundos en nuestros cursos de Programación neurolingüística, suele ser una de las creencias que más aparece.

Todo lo que buscamos afuera, es porque no lo encontramos en nuestro interior

De adentro hacia afuera
Cuando hablamos de redes sociales no estamos juzgando la herramienta, sino el uso que hacemos de ella. Muchas personas le dan un uso discreto, tal vez como medio de contacto con personas que están lejos. En el otro extremo, hay quienes cuentan su día a día a través de ellas. Debemos preguntarnos: ¿qué busca una persona que le saca una foto a su almuerzo y la sube? No es una respuesta fácil y no hay una respuesta correcta. Pero sí sabemos que en ese acto hay una intención positiva, algo que inconscientemente esa persona busca satisfacer.

Sostengo que todo lo que buscamos afuera, es porque no lo encontramos en nuestro interior. Buscamos alimento porque no tenemos más comida en el estómago, buscamos agua porque nuestro organismo la necesita… Esto se conoce con el nombre de homeostasis, que significa mantener el equilibrio. Con nuestra psiquis sucede algo similar: necesitamos tener nuestra mente en equilibrio. Y la psiquis funciona igual que el cuerpo: buscamos amor de forma desesperada porque no nos estamos amando mucho, buscamos cariño porque no nos mimamos a nosotros mismos, buscamos aprobación porque no nos estamos aprobando lo suficiente…

¿Soy un adicto a las redes?
Una de las principales características de las redes sociales es que su uso libera dopamina, y por eso pueden volverse algo adictivas. A la mayoría de las personas les interesa saber cuántos likes lograron. Esto tiene sentido, si no, ¿para qué hacen publicaciones? Tenemos que sincerarnos. No digo que nuestro día llegue a arruinarse por esto, pero nos fijamos cuántos y quién nos dio un “me gusta”. Y cuando eso pasa, liberamos más dopamina. Podemos sentir la sensación grata de volver a nuestra foto y ver todos los comentarios. Se siente bien. Lo que estamos haciendo es adquirir desde afuera lo que no nos damos desde adentro. Esto también queda demostrado por las estadísticas. Las personas que viven solas hacen más uso de las redes sociales que las personas con familia.

Y recapitulando todo lo que vengo diciendo, esto tiene sentido. Esta nota no fue escrita para juzgar a las redes sociales, sino para tomar consciencia de cómo nos puede afectar su mal uso. Pero volvamos a la pregunta inicial: ¿Qué busco cuando posteo una foto de mi almuerzo? ¿Qué busco cuando me saco una selfie frente al espejo, desde arriba, con la luz indicada y la retoco con alguna aplicación, para recién después de todo eso, postearla? He aprendido que la sabiduría se adquiere haciendo buenas preguntas y no dando tantas respuestas. Pues aquí dejo mis preguntas: ¿qué respuestas encuentran?

 Una de las principales características de las redes sociales es que su uso libera dopamina, y por eso pueden volverse algo adictivas

-TIPS
- Entender que las redes sociales no son buenas ni malas, somos nosotros los que las convertimos en eso dependiendo del uso que les demos.
- Si te identificaste con alguna de las cosas que mencioné, simplemente intentá comprobar qué estás buscando cuando posteás.
- Preguntate: ¿Qué opino de mí mismo/a? ¿Qué podría haber en esta foto que yo siento que me hace falta o qué temo perder? ¿Qué pasaría si existiera el botón “no me gusta”? ¿Cambiaría mi forma y cantidad de posteos? ¿Y cómo me afectaría eso?

POR: Axel Persello

Comentarios

Enviá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingresar

Para ver nuestras Revistas, debe ingresar su e-mail