Belleza y Salud
Belleza y Salud | Pelo

Exfoliación capilar

En la cabeza no sólo hay pelo, también hay piel. Aunque se vea poco, necesita oxigenarse para el desarrollo de una fibra capilar fuerte y brillante.

Elegís con cuidado tu shampoo y lo aplicás con extremo cuidado, te asegurás de que el acondicionador sólo toque el medio y las puntas de tu cabello y, religiosamente, aplicás una mascarilla con la constancia que te recomendamos en la pelu. Sin embargo, notás que no siempre tu pelo se ve brilloso y sedoso como vos quisieras. O, peor aún, se cae, tenés caspa, sentís tirantez, picazón o no crece lo suficiente. Quizás a tu rutina le esté faltando un paso clave: la exfoliación.

También hay piel
Así como, según te indica tu dermatólogo, exfoliás la piel de tu rostro y de tu cuerpo, no hay que olvidar que debajo de la cabellera también tenés piel. Como el resto de la dermis, es necesario que se produzca una renovación celular; al desobstruir los poros, se oxigena la piel de la cabeza y desaparecen muchos problemas relacionados con la caspa y descamación. Además, el masaje activa la microcirculación, lo que se traduce en una exposición más directa a todo el alimento que le das a tu cabello.

Según tu tipo de piel
A diferencia de la exfoliación del cuerpo o el rostro, el cuero cabelludo necesita ser exfoliado con menos asiduidad. Esto depende del tipo de piel de cada persona y, aunque la frecuencia varía entre uno y tres meses, lo mejor es que consultes con tu peluquero. El problema es que exfoliar muy a menudo, por más suavemente que se haga, puede estimular la secreción de las glándulas sebáceas. Por otro lado, es importante tomar recaudos a la hora de aclarar el resto de los productos que aplicamos en nuestro cabello, ya que un mal enjuague —sumado a la contaminación ambiental— crea una capa mate sobre el pelo muy antiestética y poco saludable.

 Un cuero cabelludo poco hidratado o con falta de higiene se refleja en un cabello opaco y sin vida

Convertilo en protocolo
Existen productos de exfoliación específicos, que también dependen del tipo de piel. Algunos se aplican en seco y otros con el pelo húmedo. Lo ideal es que consultes en la peluquería para saber qué tipo de producto utilizar y la frecuencia de la exfoliación. En los casos de cuero cabelludo sensible, no es aconsejable incluir este paso en la rutina de cuidados capilares. Al finalizar la exfoliación, lo mejor es aplicar un sérum con vitamina B5 para hidratar la piel y evitar cualquier tipo de irritación. Exfoliando tu cuero cabelludo no sólo estarás limpiando profundamente tu cabeza, sino que también estarás revitalizando tu cabello para que luzca fuerte, brilloso y sedoso.

Los productos que se utilizan para exfoliar el cuero cabelludo son específicos para esta zona y bajo ningún punto de vista se pueden utilizar productos para exfoliar el rostro o el cuerpo.

POR: Matías Valenzuela

Comentarios

Enviá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingresar

Para ver nuestras Revistas, debe ingresar su e-mail