Belleza y Salud
Belleza y Salud | Bienestar

Conectate con la energía divina

El universo de las piedras, elementos sagrados de sanación, nos enseña a recordar el propio poder interior. Descubrí qué piedra beneficia tus centros energéticos.

Las piedras pueden ser parte de nuestros procesos de sanación y empoderarnos desde el interior. Sólo falta empezar a conocer este mundo de rocas y minerales para sentir sus vibraciones y, así, percibir sus efectos. En esta nota repasamos sus propiedades y cómo ayudan a nuestros Chakras.

Universo de cristal
Los cristales guardan información sagrada, son generados a temperaturas extremadamente altas en capas geológicas profundas. “En ellos se encuentra el ADN de la Madre Tierra, una impronta química para la evolución planetaria. Por esta razón, conectar con las piedras implica en nosotros procesos que nos llevan a alinearnos y recordar que la medicina se encuentra adentro nuestro”, explica Agustina Mastaglio.

Hay cristales protectores, otros que potencian la confianza, así como también existen aquellos que brindan calma mental

Propiedades sanadoras
Las piedras y cristales han sido utilizados durante miles de años para la curación y el equilibrio y funcionan mediante resonancia y vibración. “Todo ser, más allá de su aspecto rígido y de dureza, es un entramado de energía que se relaciona con otros campos energéticos”, explica Agustina. Las propiedades sanadoras de las piedras dependerán de su estructura cristalina. Existen cristales protectores, otros que potencian la confianza, así como también aquellos que brindan calma mental.

Equilibrá tus centros energéticos
Se puede trabajar con las piedras partiendo de nuestros Chakras, debido a que cada color implica la conexión con un determinado centro energético del cuerpo. Los Chakras son siete y será cuestión de prestar atención a los síntomas y señales que nos presentan, para atenderlos como corresponde y estar en armonía:

- Chakra Raíz o Primer Chakra: situado en la base de la columna vertebral, en el perineo. Si su funcionamiento es armónico, brinda sensación de seguridad, fuerza vital y firmeza. En cambio, si nos sentimos miedosos, depresivos, inestables, debemos cuestionarnos por qué no estamos en el presente enraizados a la tierra. Piedras recomendadas: obsidiana, ónix negro, cuarzo ahumado, turmalina negra, jaspe sanguíneo y granate.
- Chakra Sacro o Segundo Chakra: se ubica cuatro dedos por debajo del ombligo. Su bloqueo genera frustración, necesidad de control, baja autoestima, apegos emocionales, ansiedad, adicciones y vicios. Piedras recomendadas: cornalina, topacio, calcita naranja, citrino, ojo de tigre, ojo de buey.
- Plexo Solar o Tercer Chakra: ubicado justo donde termina el esternón, en la boca del estómago. En armonía, uno se siente dispuesto a encarar nuevos desafíos, confiado y proyectando objetivos concretos. De lo contrario, nos sentimos irritados y nos enojamos con facilidad, y tenemos un comportamiento impulsivo o agresivo. Piedras recomendadas: topacio amarillo, ágata marrón, apatita amarilla, malaquita, rodocrosita.
- Chakra Corazón o Cuarto Chakra: situado en el centro del esternón. Representa los propios límites. En armonía genera estados de calma, amor y compasión. Su alteración produce presión en el pecho y sensación de miedo o resentimiento. Piedras recomendadas: aventurina o cuarzo verde, peridoto, esmeralda, turmalina verde, cuarzo rosa (esta última es bien fácil conseguirla por aquí).
- Chakra Laríngeo o Quinto Chakra: se encuentra localizado en la zona de la garganta. La fluidez en la comunicación, el equilibrio en el tono y las formas, la tranquilidad y el valor de expresarse genuinamente son síntomas de armonía. Contrariamente, si hay dificultad tanto en el habla como en la escucha, aparece uno de los ancestrales miedos, que es al rechazo. Piedras recomendadas: ágatas azules, aguamarina, celestina, crisocola, calcedonia.
- Tercer Ojo o Sexto Chakra: se encuentra entre los ojos, un dedo por encima de las cejas, en el centro de la frente. Brinda el poder de la visualización y activa la intuición y los sueños. Si se encuentra alterado, entonces existirán dualidades y laberintos entre pensamientos y también una excesiva atención del afuera. Piedras caraceterísticas: lapislázuli, fluorita, amatista, obsidiana azul.
- Chakra Corona o Séptimo Chakra: ubicado en la coronilla de la cabeza. Es el canal que debemos honrar y limpiar siendo conscientes de que nada controlamos. Cuando está en armonía, fluye la energía y brinda paz, quietud y serenidad. En cambio, si hay un bloqueo, el sentir es de desesperación y soledad. El color es el violeta y las piedras recomendadas son: amatista, topacio, selenita y cuarzo transparente (cristal de cuarzo).

3 piedras para tener a mano:
- Cuarzo Rosa: limpia, protege e incrementa el campo energético sellando fugas. “Genera conexión con el Chakra Corazón, nos enseña sobre el amor incondicional y la paz propiciando aperturas desde la suavidad y la compasión”, explica Agustina y nos aconseja que si se busca calmar la energía en el hogar, esta piedra es la ideal.
Amatista: Relaja la mente agobiada y las emociones que asfixian. Es muy buena compañía para el descanso, la podemos ubicar debajo de la almohada. También es una opción llevarla en un collar.
Turmalina: son grandes protectoras y en ocasiones las llevamos encima por demás, generalmente como collar. “La mayoría de las piedras negras no deben permanecer tanto tiempo en conexión con los Chakras superiores, ya que su vibración conecta con los inferiores. Por ende, bloquean la fluidez hacia el Cielo al utilizarlas como colgantes”, aconseja Agustina.

Especialista consultada
Agustina Mastaglio
Profesora de yoga, terapeuta holítistica,
reikista, facilitadora del calendario maya.
Redes sociales: @siendolapepa
Tel.: 155-634067

Comentarios

Enviá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Notas Relacionadas

Ingresar

Para ver nuestras Revistas, debe ingresar su e-mail