Belleza y Salud
Belleza y Salud | Bienestar

Miss expectativa

Dicen los que saben que la perfección no existe, ¿y si la dejamos de buscar y nos conformamos con lo que somos, damos y tenemos?

Todas tenemos esa amiga que cada “2 x 3” nos cuenta ese proyecto nuevo que va a comenzar, que luego deja porque nunca le funcionó pero ya tiene planes para hacer otra cosa. Si no tenés esa amiga, puede que seas vos quien cumpla ese rol en el grupo.
Se trata de una búsqueda constante de tareas y compromisos que nunca nos satisface porque pensamos que podríamos estar mejor en otro. La felicidad de lo cotidiano parece ser una meta distante.

Perfecto inconformismo
“La perfección es un ideal a partir de que el modo de producción capitalista se instala como instituido. De manera tal que deja de ser prioritario el registro individual de cuánto puede cada uno, qué cosas son para cada uno y qué no; dando lugar a un registro de sujeto deseante y crítico, sensible al otro y a sí mismo”, explica la psicóloga Alejandra Passicot.
Salvador Dalí decía: “No le tema a la perfección, nunca la alcanzará”.Y tenía razón. Más de uno vive obsesionado por conseguir la perfección en sus actividades diarias y exige ese nivel no solo a sí mismo sino a quienes lo rodean. La reconocida psicóloga chilena Pilar Sordo explica que las mujeres tenemos un “pensamiento mágico” que tenemos que trabajar. Siempre buscamos la perfección de algo que ni siquiera nosotras conocemos, esperamos que algo mágico ocurra y llene nuestras expectativas.
Sujeto deseante
Las bases del sujeto deseante fueron dadas por Freud, y luego Lacan. “Para que el mismo surja, en los tiempos originarios de ese ser se instaura una falla primordial de satisfacción: algo que podría satisfacernos completamente, pero que no lo encontramos” . Una vivencia interna de plenitud que tiene alguna huella en nosotros y que nos orienta a querer recuperarla. Es una especie de ficción que nos marca: condición fundamental para el deseo. A partir de ello, vamos de experiencia en experiencia, de objeto en objeto buscando eso mismo.

Lo de afuera no es de palo
No solo hay un proceso interno en las personas: hay muchos estímulos que nos dicen quiénes deberíamos llegar a ser. Los medios, las redes con sus blogueras e influencers, las familias, las amistades y todo mensaje que nos llega. “Los estándares vienen impuestos desde fuera, y de repente nacemos con el estigma de ‘deber’ ser: lindas, buenas profesionales, buenas esposas y madres, amas de casa, etcétera. Ideales externos, algunos de los cuales podemos abrazar conscientemente, pero otros no. Sumado a la velocidad en la que se piden los resultados, no se favorecen los procesos de crecimiento ni la búsqueda de sentido personal”, explica la especialista. En resumen: corremos, no sabemos bien hacia dónde ni por qué.

PREGUNTATE
¿De dónde sale cada objetivo?
Si la respuesta es de ese yo interno que te demanda la felicidad, es un buen camino. Si no, vale la pena replantearse las razones que te movilizan.

Animate al autobombo
La perfección parece no existir y las mujeres que tienen la capacidad para trabajar eso logran ser más felices.Para ello, hay que mantener la confianza en alto y valorarse. “La seguridad que cada quien siente sobre sí mismo también es producto de ese trabajo personal de reconocimiento de las propias capacidades, limitaciones, gustos y elecciones”, explica la especialista. Aceptarse es la clave y el puntapié para disminuir la sensación de inconformismo y de insatisfacción, mejorando nuestro autoconcepto.

ESPECIALISTA CONSULTADA
Lic. Alejandra Passicot
Psicóloga (MAT.46837)
alepassicot@hotmail.com

Comentarios

Enviá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Notas Relacionadas

Ingresar

Para ver nuestras Revistas, debe ingresar su e-mail