Entrevista
Entrevista | Personajes

Es difícil, amor

Mientras estrena un film emocionalmente fuerte, afirma que hay un lado B en las relaciones. Todo por analizar.

Una lluvia de verano no fue el impedimento para que decenas de personas hagan fila bordeando el Hotel Costa Galana a la espera de Gabriel Rolón, en el marco del ciclo de charlas Verano Planeta organizado por Editorial Planeta. Aún era temprano y él, con buen humor y un trago refrescante en mano, se sentó en un sillón para hablar del amor y de los proyectos que transita…

El lado B en el amor, ¿siempre connota un aspecto negativo?
El lado B tiene su origen en los discos simples, que tenían un lado A y un lado B. El lado A era el que se escuchaba, el que se difundía, y el lado B era el que no se escuchaba. El amor en general tiene un lado A, que es esa buena prensa de que el amor es algo maravilloso y que te cambia la vida para bien.Pero tiene un lado B, y es que el amor te puede lastimar, que cuando el amor es patológico puede llegar a la violencia y a la muerte, que puede estar atravesado por los celos, la posesión y por las peores manifestaciones del ser humano. El amor es un sentimiento y como tal lo siente una persona.

¿Qué pasa cuando la persona que amamos empieza a tener actitudes insospechadas?
Tenés que preguntarte qué te pasa a vos si cuando descubrís esas actitudes te quedás.
Hay personas que justifican a su pareja (“me pega, pero me ama”) y se quedan allí donde son lastimadas. A lo mejor es cierto que esa persona las ama, pero está tan enfermo que todo lo que toca lo daña. Si a algo apunta ese lado B del amor es que no es cierto que el amor es siempre bueno. El amor puede ser destructivo y patológico cuando viene de alguien que tiene una personalidad destructiva y patológica.

Si a algo apunta ese lado B del amor es que no es cierto que el amor es siempre bueno

¿Cuándo nos damos cuenta de que debemos hacer terapia?
Hay un momento que tiene que ver con la angustia o con la pregunta. Si te ocurre algo que te angustia mucho, por ejemplo una separación o la muerte de un ser querido, a lo mejor necesitás análisis para poder tramitar esa angustia.
La otra vertiente es una pregunta, volviendo al tema del amor sería, por ejemplo: “¿por qué me enredo en vínculos donde me pasa esto?”.Ahí te estás preguntando qué haces vos y qué te pasa a vos, y desde esa pregunta se habilita un lugar para el análisis. Si no hay angustia y no hay pregunta, no hay por qué analizarse.

¿Todos deberíamos hacer terapia?
Hay mucha gente que no se pregunta demasiado y transita sus días bien con sus síntomas. No todo el mundo se cuestiona tanto. De hecho hay países donde no existe ese cuestionamiento y es algo cultural, no está incorporada esta idea de la salud psíquica. Parece ser que alguien requiere a un profesional si le duele el cuerpo, pero si te duelen las emociones el discurso es que “vos tenés que poder solo” y es muy negativo eso, porque nadie puede todo solo.

En la Argentina, ¿cómo está vista la salud psíquica?
Hemos construido un camino largo que ha acercado a la gente a las terapias. La Argentina es el lugar con más psicoanalistas per cápita del mundo, lo cual a mí me enorgullece. Algunos lo hablan como una crítica, pero si yo dijera que la Argentina es el lugar con más docentes del mundo dirían que la cultura está muy bien, entonces por qué si hay más psicólogos es que estamos locos. No, es que le damos importancia a la salud psíquica.

¿Qué sentís al llevar el guión de Los Padecientes a la pantalla grande?
Tengo una emoción muy grande y una expectativa muy profunda. Me gustan más los procesos que las culminaciones. Me gustó el proceso de estar en la filmación, hacer la adaptación, escribir el guión, hablar con los actores y transmitirle la psicología de los personajes, hablar con el músico y transmitirle el clímax.
Me gusta aprender, me gusta crear, me gusta todo ese ámbito y estoy muy conforme con el resultado. La película refleja la potencia emocional del libro, de ahí en más es una cuestión de la gente si le gusta o no.

¿Qué otros proyectos tenés para lo que resta del año?
Estoy componiendo la música de un nuevo espectáculo teatral junto con Gabriel Mores que vamos a hacer con Cynthia Wila, unas charlas que se van a llamar “El amor y las pasiones”.

PING PONG

Una comida: arroz con pollo.
Un tipo de vino: malbec.
Un momento de inspiración: a la mañana, con mates y piano.
Un lugar en el mundo: una estancia en la provincia de Buenos Aires, Coronel Montt, donde pasé mi infancia.
Un caso perdido: el amor perfecto, sin riesgo y sin dolor.

Comentarios

Enviá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Notas Relacionadas

Ingresar

Para ver nuestras Revistas, debe ingresar su e-mail