Entrevista
Entrevista | Nota de tapa

Energía renovada

Hay muchas formas de recargarte para enfrentar el nuevo año con una actitud diferente y pum para arriba… ¡Chin, chin!

Al llegar diciembre, la mayoría se siente cansada, estresada y, encima, demasiado atareada. Por eso, y como no queremos parar, o todavía no podemos, es que tenemos que empezar a ser eficientes con el gasto y la reposición de nuestra energía. No es cuestión de andar tocando todo el día el tambor como el conejito de las pilas, pero sí de aprender a administrar nuestra batería para estar internamente equilibradas.

"Si quieres saber los secretos del universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración" Nikola Tesla

Pura energía
La física cuántica afirma que todo es energía, y los seres humanos no quedamos afuera de esta afirmación. Según este campo de estudio, si nos observamos a nosotros mismos para ver de qué estamos hechos, podremos ver que somos realmente seres de energía y vibración, irradiando nuestra propia forma energética única. “Nuestros niveles de energía (altos o bajos, implosivos o expansivos) afectan al modo en el que vemos la vida y el modo en el que nos relacionamos”, sostiene Lucrecia Tamini, terapeuta holística. Además, afirma que “hay que saber dónde invertirla porque se acaba”. Por ejemplo, la rabia agota, mientras que el amor, el cariño y la ternura renuevan.

¿Qué te está quitando la energía? Flecha: ¡Eliminalo de tu vida!
- La gente tóxica.
- Las quejas.
- Los pensamientos tóxicos repetitivos.
- La ansiedad.
- El rencor.
- El tabaco y el alcohol.

Recargate
Para poder arrancar el año con muchas ganas, podés empezar por dormir bien, salir a disfrutar del sol, meditar, respirar conscientemente todas las veces que puedas a lo largo del día, cantar, bailar y salir de la rutina con actividades gratificantes…¡todo suma! Además, te presentamos otras opciones (algunas más necesarias que otras):

1. CUERPO

- Alimentate correctamente
La alimentación energética debe ser natural y saludable, sin carencias nutricionales, con alimentos que nos equilibren, nos nutran y mejoren nuestro estado físico, mental y emocional. Para ello, se deben priorizar los alimentos naturales, ecológicos y llenos de energía. Al mismo tiempo, es necesario reducir los productos desequilibrantes, como los de origen animal, los embutidos, los lácteos enteros y sus derivados, los envasados y procesados, así como refinados como azúcar blanca o morena, la miel, los endulzantes industriales, los refrescos con azúcar, las harinas y sus derivados (panificados), el café y el alcohol.


“Nuestros cuerpos dependen de la energía y los nutrientes que obtenemos de los alimentos, por lo cual qué se come, cómo y cuándo influye en nuestra vitalidad. Después de 4 o 5 horas de ayuno, el azúcar en la sangre comienza a descender, lo que ocasiona sensación de somnolencia y cansancio. Es por esto que se recomienda comer pequeñas cantidades cada 3-4 horas”, expresa Luciana Fortunato. De ese modo se mantiene constante el suministro de energía en el cuerpo. Los hidratos de carbono son muy indicados para esto, porque se digieren rápidamente y conservan la energía por mucho tiempo. Como punto central… ¡no hay que olvidarse de tomar mucha agua!

- Movete
El ejercicio físico estimula la secreción de endorfinas, sustancias asociadas al bienestar y al placer. Por lo cual, el ejercicio es un medio para incrementar tu vitalidad y energía. Una buena caminata por día está bien para comenzar, pero hay muchos métodos para recuperar tu energía. Desde métodos novedosos, como la gyrokinesis hasta el running, o simples ejercicios en casa pueden ayudar.

- Conectá con la tierra
Si tenés en tu casa un pedacito de césped, descalzate y conectate con la tierra para recargarte de energía. Si tenés aún más espacio, utilízalo para cultivar tus propios alimentos, plantar y cuidar flores o cortar el césped. El balcón y el interior de nuestras casas también pueden ser un buen lugar para contactarse con plantas; estas producen oxígeno, que es muy energizante.

- Reí
Cual máquina de sustos de Monters Inc, podemos imaginar que en lugar de gritos, las risas llenan de energía nuestro cuerpo y el lugar en el que estamos. Cada carcajada suma bienestar general al organismo, desde la actividad respiratoria hasta el sistema de defensas.

¿Absorbemos energía de otras personas?
En Nature.com se publicó que, mediante un estudio, científicos de la Universidad de Bielefeld, Alemania, demostraron que las plantas pueden absorber las fuentes alternativas de energía de otras plantas. Este descubrimiento podría proporcionar evidencia de que, de la misma manera, algunas personas absorben energía de otras personas. Según la psicóloga y terapeuta Olivia Bader-Lee, “Nuestros cuerpos físicos son como esponjas, absorbiendo el ambiente que nos rodea. Los humanos pueden curarse entre sí simplemente a través de la transferencia de energía al igual que las plantas”.

2. MENTE
La mente es muy poderosa. Nuestros pensamientos también son energía y pueden llevarnos a estar supercargados o andar por el piso.

- Mantené una actitud positiva
Ver el vaso medio lleno siempre es una buena forma de revitalizarnos. Lleva mucho entrenamiento a quienes suelen ser pesimistas.

- Viví el presente
A las mujeres nos cuesta muchísimo poder estar “aquí y ahora”, pero estar pensando en todo al mismo tiempo nos roba energía (y eficiencia).

- Hacé lo que te gusta
Encontrar ese propósito en la vida es uno de nuestros mayores desafíos, pero una vez descubierto es fascinantemente energizante.

- Elevá tu autoestima
Sentirte bien con vos misma hace que enfrentes la vida con más fortaleza.


“Estamos energéticamente equilibrados cuando actuamos en consecuencia con lo que nos dicta el corazón; cuando hay congruencia entre lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos” Lucrecia Tamini

3. ESPÍRITU
“No podemos evitar irradiar una energía determinada al exterior, un campo energético que llega a los demás. La mayor parte de las personas y experiencias que se acercan a nuestras vidas están determinadas por el campo de energía que irradiamos ¡Somos imanes!”, explica Tamini.

- Practicá sexo
Parece una obviedad… pero no lo es. Mediante el sexo se generan lazos invisibles que pueden conducir una fuerza muy potente. Cada persona tiene una energía sexual diferente, generada por distintas condiciones y situaciones que dependen de la vida de cada uno y, precisamente por esto, es que es tan poderoso este lazo energético.

- Sé buena persona
La honestidad, el respeto y la tolerancia son valores que ayudan a sentirnos bien con los demás y que nos “rebotan” cargándonos de energía positiva. Generá un poco más de autocrítica y menos crítica.

- Cumplí tus compromisos
Mantener tu palabra te fortalece. Llevá a cabo tus decisiones.

- Mantené relaciones sanas
Es fundamental que tus vínculos estén basados en la comprensión, el respeto y el apoyo mutuo.

-Pensá en color:
El color también tiene funciones energizantes. Carolina Aubele explica en su libro ¡Colores! que “Los colores nos rodean, son energía y poseen frecuencias vibratorias… Son una parte muy importante de la forma como experimentamos el mundo y la vida sobre la Tierra. Diferentes disciplinas espirituales utilizan la vibración del color como manera de influenciar de modo sutil sus meditaciones y sus prácticas porque esa vibración ayuda a invocar energías”. Por eso, es importante elegir los tonos adecuados para nuestra personalidad; usarlos en nuestra ropa o preferir para nuestros espacios aquellos que nos transmitan armonía y vitalidad.

-Probá nuevas opciones
Si hacemos siempre lo mismo, es difícil obtener nuevos resultados. Por lo que animarse a intentar nuevas actividades o hábitos podría ayudar a comenzar un año con más recarga.
Por ejemplo, dentro de las medicinas alternativas, la acupuntura, proveniente de China, es una forma de balancear el qi, denominación de la energía vital que recorre nuestro cuerpo. Con esta técnica se estimulan determinados puntos del cuerpo con agujas para alterar condiciones bioquímicas y físicas que puedan generar dolencias, enfermedades, o bajas en la serotonina. Otra forma de revitalizarnos, según el hinduismo, es utilizar los mudras. Estos son gestos que transforman la energía y que se realizan uniendo distintos dedos de las manos. Pueden hacerse en cualquier momento y lugar que lo necesitemos. Por ejemplo: cuando nos sentimos cansados, utilizar el mudra del sol unir las puntas de los dedos anular y pulgargenera vitalidad y energía.

RECUADRO
Entregate al Reiki
Este método de armonización natural de la energía vital, de origen japonés, se basa en la canalización y transmisión de la energía del universo por parte de una persona capacitada para ello (Reikista) hacia otra persona, o a ella misma, a través de la imposición de ambas manos. Se utiliza para obtener paz y equilibrio en todos los niveles: físico, emocional, mental y espiritual. Muchas de las posiciones donde se apoyan las manos coinciden con los chakras o centros de energía. No tiene contraindicaciones: al tratarse de energía cósmica, no cabe la posibilidad de que el Reiki provoque algo malo o perjudique a quien lo recibe o lo transmite.  ¡Se puede enviar Reiki a distancia!

Tus espacios
El lugar donde pasás la mayor parte de tu tiempo también tiene que ser un sitio lleno de buenas vibras. Sí, aunque se trate de trabajo, también. Para eso, según Tamini, podés seguir algunos simples rituales:
-Ventilar con frecuencia.
-Mantener ordenado y limpio.
-Evitar acumular muchas cosas. Lo que ya no usamos hace que la energía de la casa se estanque.
-Sahumar al menos una vez a la semana o cuando el ambiente esté “cargado”: el humo purifica y aleja malos espíritus. Se puede prender sahumerios u optar por el palo santo, una madera sagrada que purifica el ambiente y es relajante. La aromaterapia ayuda mucho energéticamente.
- Cada tanto, limpiar el piso con vinagre de alcohol.

Tu frasquito energético
Hay gente que se siente revitalizada cuando está en contacto con animales, cuando toca un instrumento o cuando se mete al mar. Cada una tiene una fórmula distinta para sentirse con ganas, entusiasmada y vital. Encontrá la tuya y buscate el tiempo para realizarla y arrancar el 2018… ¡a toda máquina!

ESPECIALISTAS CONSULTADAS
Dra. Luciana Fortunato (M.N 3476)
Nutrición clínica. Obesidad. Cirugía bariátrica.
Universidad Favaloro. Clínica Pueyrredon.

Lucrecia Tamini
Terapeuta Holística Integral
Maestra de Reiki Usui y Reiki con cristales, aromas y gemas. Terapeuta floral.
Tel: (0223) 155122719
Facebook: Lucrecia Tamini.

Comentarios

Enviá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingresar

Para ver nuestras Revistas, debe ingresar su e-mail