Entrevista
Entrevista | Nota de tapa

Atrevete a soñar

Los sueños son la puerta de entrada a lo más oculto de nuestra mente. ¿Te animás a traspasarla?

Mientras dormimos nuestro consciente duerme, pero el inconsciente está despierto… y es exactamente en ese momento cuando brota todo desde nuestro interior. “Los sueños nos traen mensajes muy importantes acerca de nuestros procesos internos, psicológicos, y físicos; nos facilitan soluciones a problemas y nos muestran posibilidades insospechadas de nuestra conciencia.Pueden mostrarnos oportunidades o peligros que no estamos viendo y ayudarnos a tomar decisiones”, explica Flavia Carrión, fundadora de la Escuela de Espiritualidad Natural.En estos “relatos”, que la mayoría de las veces nos parecen incoherentes y disparatados, podemos explorar la realidad que se encuentra oculta para transformarla, e incluso, sanar.

Tratando de entendernos
Lo que sabemos acerca de los sueños no es mucho y tampoco es nuevo. Los griegos creían en su poder profético y sanador, y los egipcios acudían a sus sacerdotes para interpretarlos y rendían culto a un dios en su nombre. En China, representaban mensajes del alma, que se separaba del cuerpo, e incluso, se juntaba con las almas de los muertos en un proceso denominado proyección astral.
Sin embargo, no es hasta La interpretación de los sueños (1900) de Sigmund Freud cuando la interpretación de los sueños se comienza a utilizar como técnica terapéutica del psicoanálisis, y otras vertientes de la psicología clínica. Según Freud, estos representan deseos reprimidos en forma simbólica y tienen que ver, en su mayoría, con deseos, traumas y recuerdos de la infancia. Mediante la técnica psicoanalítica, y tras un análisis del relato del sueño, se le atribuye una significación a los contenidos latentes de ese sueño. La interpretación, por lo tanto, no opera sobre los símbolos del sueño, sino sobre las asociaciones que el paciente hace a partir de lo que recuerda del mismo. “Es imposible transcribir el inconsciente desde el lenguaje, por eso los sueños son una construcción, un relato de lo que de verdad soñamos.De ahí nace la importancia de la interpretación a través de la asociación libre”,explica la psicóloga Graciela Goris.

“Es como tener cada noche un maestro de sabiduría disponible para nosotros. Vale la pena aprender a escucharlo”, Flavia Carrión

Prohibido prohibir
Hoy, la mayoría coincide en que es la forma que tiene nuestro cerebro de procesar todo lo ocurrido durante el día. Pero lo más llamativo es que,cuando dormimos bajamos nuestra propia barrera de censura y allí todo está permitido. Cecilia Antón, magíster en psicoanálisis, explica: “El sueño propiamente dicho, llamado ensueño, es un guión en imágenes predominantemente visuales que, al sortear la censura de la conciencia de la vigilia, juega con otras cartas que pueden resultar disparatadas”. Sus características son la ausencia de contradicción, la atemporalidad, el principio del placer por sobre el de realidad, la libre circulación de energía según los mecanismos de desplazamiento, y la condensación. Al despertar, cuando queremos contar qué fue lo que soñamos, vuelve a funcionar la represión y ordenamos ese caos en un relato; le damos un orden de tiempo, lugares y lo asociamos con cosas que conocemos o sabemos.“Nada se olvida en el aparato psíquico, todo queda registrado, no al modo de un recuerdo armado y verbalizado, sino al modo de un signo de percepción, por ejemplo, un determinado aroma o una sensación”.


Oh, Morfeo…
Para los griegos era el dios que velaba por los buenos sueños. Por eso, cuando alguien parece disfrutar mientras duerme se cree que está en sus manos.

TIPOS DE SUEÑOS
PRECOGNITIVOS: en los que parecemos anticiparnos al futuro.
COMPARTIDOS: dos personas sueñan lo mismo o aparecen en situaciones similares.

ANIDADOS: cuando creemos que despertamos pero seguimos soñando.

PRODRÓMICO: descubrimiento de una enfermedad mediante el sueño.
NUMINOSOS: donde nos conectamos con guías o seres de luz.
EUREKA: donde encontramos la solución a un problema.
LÚCIDOS:nos damos cuenta de que estamos soñando. A veces, incluso podemos cambiar algunos aspectos del sueño a voluntad.

Significado único
Cada persona es única, por lo que un sueño que resulta vacío para una puede contener un mensaje muy significativo para otra. Esto se debe a que cada quien dispone un código específico de desciframiento, un bagaje compuesto por un uso particular y habitual de palabras, recuerdos y vivencias particulares.“Aunque habitualmente se relacione tal o cual imagen mental soñada con un significado, este es siempre individual, debido a que esta relación simbólica lo es: tiene que ver con la vida personal del sujeto, su historia y sus vínculos”, describe la psicóloga Graciela Goris. Por ejemplo, soñar con la montaña para alguien que vive ahí no es lo mismo que para alguien que vive en la llanura, y así pueden llegar a darse infinitas posibilidades.“El sentido o el significado de los sueños se realiza mediante la interpretación analítica a través de la cual un paciente y el analista pueden descifrar la posición subjetiva del primero, en un momento particular de su vida. Incluso, algunos sueños son repetitivos, soñados por una misma persona y se analizan en diferentes contextos temporales. Por ejemplo, hay sujetos adultos que recuerdan haber tenido la misma pesadilla infantil durante años y esa figura cobra distintos ribetes según distintos momentos, arrojando diferentes significados”, comenta Antón.

“El sueño es la vía reggia de acceso al inconsciente que se rige por otra lógica y nos revela los enigmas del sujeto, sus deseos más íntimos, sus miedos más profundos”, Cecilia Antón


Los sueños típicos
• Muerte de personas queridas o cercanas.
• Examen relevante que rendir en los estudios.
• Se pierde el tren, el avión o algún otro medio de transporte en un viaje importante.
• Movimientos en el agua (nadar, flotar, bucear) y en el aire (volar, elevarse).
• Desplazamiento dificultoso por espacios estrechos (generalmente angustiosos).
• Caídas.
• Asaltantes nocturnos, de persecución por animales, de amenaza con dagas o cuchillos.

Llevando el registro
Hay personas que parecen soñar mucho todas las noches y, aunque para algunas corrientes de análisis no es necesario anotar todo, hay quienes creen que en el mundo de los sueños podemos comprender mucho de nuestro mundo interior, por lo que es importante registrar la mayor cantidad posible. Este puede llegar a ser un trabajo costoso: “Existe una forma de darnos cuenta de que un sueño está expresando algo que necesitamos saber con urgencia y es a través de la intensidad de las emociones que el sueño nos provoca. Cuanto más intensas, más importante es conocer el contenido y mensaje de ese sueño. Por eso, es esencial entrenarse bien, sobre todo en recordarlos mejor”, explica Carrión. La presión sanguínea y la frecuencia cardíaca pueden aumentar igual que en cualquier situación estresante de la vida real, lo cual contribuye a consolidar esas experiencias emocionales del sueño.
Por ello, cuando un sueño es recurrente, hay que prestarle mucha atención, porque puede estar provocado por una situación específica o un problema que no podemos resolver. Una vez que entendemos a qué se debe y le damos solución, suele desaparecer.

TESTIMONIOS
Bárbara (40)
“Luego de que mi abuela falleciera, soñé que me venía a visitar y estaba muy enojada porque no había ido a verla al cementerio. Cuando le conté a mi prima acerca del sueño no lo podía creer: todas las mujeres de la familia habían ido ese día sin mí porque no habían podido comunicarse conmigo para avisarme”.
María Jesús (35)
“Cuando era chica soñaba que intentaba cruzar un puente colgante de un club náutico, pero nunca lograba hacerlo, siempre me caía”.
Victoria (36)
“Sueño siempre con tsunamis o que me estoy cayendo”.
Agustina (25)
“Cada tanto sueño que se me caen todos los dientes”.

Pautas para recordar los sueños
- Al despertar hay que intentar no moverse de la cama muy bruscamente porque eso conduce al olvido del sueño.
- En cuanto lo recordamos, tenemos que anotarlo. No es necesario describirlo en forma completa, alcanza con un par de palabras para que podamos registrarlo.
- Si nos despertamos en mitad de la noche con el recuerdo vívido de un sueño, es buena idea ponerle un título. De esa manera, será más fácil recordarlo por la mañana.
- Leer acerca de los sueños o compartir lo que se ha soñado con otras personas, estimula en nosotros la capacidad de soñar más y con mayor nitidez.
- Cuanta más importancia le demos a nuestros sueños, más posibilidades tendremos de soñar algo significativo en noches siguientes.

Abrí tu puerta interior
El mundo de los sueños constituye casi una tercera parte de nuestras vidas y está abierto para todos, pero aún así, no muchos se atreven a ver qué es lo que realmente pasa allí.
Analizar los sueños puede ayudar a hacernos la vida un poco más fácil, porque ayuda a conocernos un poco más, ser conscientes de un mal presente y poder atacarlo. Según Antón, un sueño puede informar acerca de qué le ocurre al sujeto, qué siente, qué lo apena, cuáles son sus debilidades y fortalezas, y sobre sus pensamientos que, en última instancia, condicionan sus actos. Sea por descreimiento de sus mensajes o de su interpretación, la mayoría de las personas nos perdemos de descubrir y valorar todo eso que pasa mientras parece que estamos en pausa, cuando en realidad no lo estamos. ¡Animate a conocer tu mundo interno!


“En el marco de mi profesión, noto que en épocas difíciles para la humanidad se presentan mucho los sueños de catástrofes naturales. Es como si en momentos de estrés planetario volviéramos a conectar con los miedos atávicos de todos los seres humanos, como especie”, Flavia Carrión

Los atrapasueños
Son objetos que, según una tribu india norteamericana, ayudan a mantener los sueños agradables y a proteger a quien lo posee. Las pesadillas quedan atrapadas por la malla y se disipan por el agujero central con los primeros rayos de sol.

 

ESPECIALISTAS CONSULTADAS
María Cecilia Antón
Lic. En Psicología,magíster en Psicoanálisis,doctoranda en Psicología por la UNMDP
mariaceciliaanton@gmail.com
Graciela Goris Walker
Psicoanalista, docente UNMDP
gracielagoris@yahoo.com.ar
Flavia Carrión
Directora de la Escuela de Espiritualidad Natural
www.espiritualidadnatural.com
escuela@espiritualidadnatural.com

Comentarios

Enviá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingresar

Para ver nuestras Revistas, debe ingresar su e-mail