Life Style
Life Style | Gourmet

La vuelta de los naranjos

Una ancestral forma de elaboración de vinos regresa para aportar vinos con pronunciado aroma a cítricos, flores y frutos secos.

Los vinos naranjos son un pequeño gran mundo dentro del universo del vino. Y aunque su nombre resulte extraño para algunos, podríamos decir que es la primera forma de elaborar vinos que se conoce. Los orígenes de este tipo de vinos se remontan a la región del Cáucaso, en la zona que hoy ocupan los países de Georgia y Armenia, hace más de 7.000 años. Allí, los enólogos de la época cosechaban variedades de uvas blancas, las colocaban con racimo entero y las fermentaban en grandes recipientes, usualmente tinajas de barro emplazadas bajo tierra y cerradas “herméticamente” con lajas, piedras y un ungüento a base de cera de abejas. Allí dentro, los vinos comenzaban fermentaciones espontáneas a partir de las levaduras que llevan las uvas en su piel, conocidas como levaduras “autóctonas”. La uva, de esta manera, se fermentaba casi sin intervenciones y en contacto con sus pieles. Hoy en día, muchos winemakers alrededor del globo y en nuestro país retomaron esta práctica, logrando vinos de calidad y gran personalidad. Asimismo, es una práctica elegida por muchos productores de vinos naturales.

 Estos vinos poseen pronunciados aromas de cáscaras de cítricos, flores y frutos secos, buen volumen y una textura en boca que los convierte en vinos maravillosos para la gastronomía

¿Por qué “naranjos”?
Aunque este tipo de vinos se elabora a partir de variedades de uvas blancas, son muy diferentes de los vinos que siempre consumimos como blancos. Su color característico, de donde proviene su nombre, se genera debido a que la fermentación se desarrolla en presencia de pieles y semillas, dando lugar a un proceso oxidativo deliberado, lo que aporta una mayor extracción de color, aromas y sabores. Podríamos decir que los vinos naranjos son vinos blancos, elaborados como tintos. Además, estos vinos poseen características organolépticas que los hacen diferentes: pronunciados aromas de cáscaras de cítricos, flores y frutos secos, buen volumen y una textura en boca que los convierte en vinos maravillosos para la gastronomía. Buena idea es maridarlos con quesos y charcutería, productos ahumados, pescados grasos y preparaciones especiadas como currys.


Los elegidos
Perfectos para esta época estival, unos recomendados para probar nuevos estilos y sorprender a los bebedores más osados:
- Livverá Malvasía: con tres cosechas en el mercado, esta Malvasía seduce con sus aromas florales y cítricos y su gran frescura herbal en boca.
- Vía Revolucionaria Torrontés Brutal: un clásico del enólogo Matías Michelini. De naranja turbio y aromas intensos de frutos secos y cáscaras de naranjas amargas, en boca es amplio y untuoso.
Alma Negra Orange: de gran complejidad de aromas y cuerpo oleoso, es el vino perfecto para los amantes de los blancos con cuerpo.

POR: Victoria Ortemberg
Sommelier
@victoriaortemberg
victoriaortemberg@live.com.ar

Comentarios

Enviá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingresar

Para ver nuestras Revistas, debe ingresar su e-mail