Life Style
Life Style | Cultura

Aprendizajes tempranos

La satisfacción de dejar en buenas manos el cuidado y las primeros enseñanzas de nuestros hijos.

Cuando tenemos que elegir a quiénes delegar el cuidado de nuestros pequeños, solemos analizar muchas aristas: que la línea de pensamiento de la institución coincida con la nuestra, que nos sea cómodo en distancia, que se adapte a nuestros horarios, que el nivel educativo sea el que queremos…En fin, una tarea que no es fácil, pero siempre hay opciones a nuestra medida. Una de ellas es el jardín Sigmund Freud, que funciona desde hace diecisiete años y que contempla su especialización hasta sala de cuatro, nutriendo la mirada de los niños en los años iniciales de la vida.

Primeros vínculos
Lo importante en los primeros aprendizajes es que sean significativos. La directora de la institución, cuenta que “las familias no sólo buscan el aprendizaje en sí, sino también el apego”. El cuidado en los primeros años es complejo, porque la institución se suma en la crianza, compartida con la familia. Las personas que trabajan en la institución son referentes para el niño y, por eso, junto con la vicedirectora remarcan que “somos respetuosos también de las pautas de crianza, porque hay mucha diversidad de familias y consideramos que se tienen que respetar los criterios de cada uno”.

Perfil

El proyecto del Sigmund Freud tiene que ver con acompañar a los niños en aprendizajes significativos, para construir pautas de convivencia y no un reto o imposición. “Que sea una construcción con ellos. Por eso, se necesitan docentes especializados", añaden las directoras. El jardín cuenta con ocho salas: dos de lactantes, tres de deambuladores, dos salas de dos y una de tres y cuatro años. El cupo de alumnos por sala es reducido y los grupos son acompañados por dos maestras.

 La particularidad de esta institución es que, tanto en las salas del ciclo de infantes como en las salas maternales, se trabaja con pareja pedagógica

Todo comunica
Tienen un canal de comunicación fluido con las familias porque, como la directora Paula  expresa, “es importante que los papás de alumnos tan chicos puedan tener acceso a la información, a poder pasar a la sala, a que sean las mismas docentes las que les puedan contar los ritmos y actividades”. Es un pilar fundamental para que cuando un padre atraviesa la puerta del jardín, se vaya tranquilo sabiendo que deja su más preciado tesoro en las mejores manos.

 “Tenemos una mirada de apego con la familia, de respeto de sus pautas y, a la vez, una fuerte intencionalidad pedagógica, porque tenemos un diseño curricular”

CONTACTO
Jardín Sigmund Freud
Arenales 3130.
Tel: 4913008

www.jardinfreud.com.ar

Comentarios

Enviá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingresar

Para ver nuestras Revistas, debe ingresar su e-mail