Actualidad
Actualidad | Generales

Encontrate con tu economía

Autor: Ale Bertolami

Mitad de año resulta el momento ideal para ordenar tus finanzas y mejorar tu relación con el dinero. Te dejamos algunos tips para que te puedas organizar y lograr tus objetivos.

Conocer nuestros números y nuestra relación con el dinero es clave para empezar a tomar el control financiero. En tiempos de pausa económica, en los que justamente el dinero nos preocupa, tomarnos un momento para enfrentar nuestros números y hacernos cargo es un pendiente obligado. Cuánto nos entra, cuánto se nos va, en qué se nos va, cuáles son las prioridades a pagar y cómo tomamos decisiones con respecto al dinero son las premisas en las que tenemos que indagar. La idea es instalar un nuevo software financiero que se ajuste a nuestras necesidades y nos ayude a cumplir nuestros objetivos. ¿El primer paso? Fijar una cita con nuestro dinero para sentarnos a ver dónde estamos parados y ordenar los números. El primer día del mes resultará el momento ideal, ¿agendamos?

La previa
Para entender la dinámica, la experta en finanzas Fernanda Bolagay recomienda “tener previamente toda la información que se necesite para el balance de números y todo lo que sirva para analizar qué pasó con tu dinero durante los movimientos del mes”. Entre los recomendados para tener a mano: resúmenes de tarjeta, homebanking, recibos y gastos fijos. Así podremos dar comienzo a una adecuada cita con nuestro dinero, que será el momento perfecto para revisar si nuestra manera de accionar es coherente con nuestro presupuesto.

 

Tip por @ferbolagay: imprimir por primera vez el resumen de la tarjeta de crédito para que sea bien visible. Una herramienta visual para ver qué pagaste con la tarjeta de crédito y luego lo puedas asignar a las categorías de nombre y apellido.

Las cosas por su nombre
Todas las personas generamos sistemas y siempre son las mismas categorías: “tenemos que reconocer nuestro sistema a nivel financiero. Si es tu primera vez, el primer análisis será como una auditoria que te permitirá ver tus movimientos y sus categorías”, explica Fernanda. Debemos identificar qué categorías tenemos con el “nombre y apellido” de quien se lleva nuestro dinero. Por ejemplo:

Nombre: Vivienda Apellido: Alquiler.
Nombre: Vivienda Apellido: Expensas.

De esta manera, conocemos todos nuestros gastos y podemos categorizarlos en vivienda, salud, educación, ocio, alimentación, etcétera. “Esto te dará una visión superamplia para saber en qué se va tu plata y si estás cubriendo necesidades básicas o si se está yendo tu dinero a extensiones y cosas que están después y que hacen que no te termine quedando resto para lo esencial…”, concluye. Los números hablan y te dicen dónde está tu relación con el dinero: “cuando hago un presupuesto, puedo analizar un montón de cosas, como compras que son por terapia. Cada compra que hacemos, cuando realizamos este desglose, puede mostrar dónde estoy teniendo mi compra y qué relación estoy teniendo con ella. Por ahí, no estoy teniendo una relación consciente y no me doy cuenta de lo que me están diciendo los números”, ejemplifica.

Hoja de ruta financiera
Para ponerse manos a la obra, hay dos aspectos claves que tenemos que tener en claro:
- Tener un objetivo: decidir el para qué se va a ordenar y a qué le decimos basta. Tener ahorros puede ser un objetivo genial.
- Trazar un punto de partida y un punto de llegada: eso es lo que necesitamos en finanzas, “saber hacia dónde quiero llegar y desde qué punto parto. Si parto desde deuda o desorden, uno tiene que sentarse y hacer toda la auditoría de gastos para identificar en dónde se está yendo el dinero y cuánto es tu ingreso. Si uno no puede mover su ingreso porque tiene una relación de dependencia, entonces no queda otra que ajustar los gastos. Esto es la parte más difícil de aceptar”, explica Fernanda.
Para comenzar a ordenarte y lograr tu objetivo, una buena manera de empezar será plantear un objetivo que cumpla la metodología y sea específico, medible, alcanzable y, sobre todo, que sea importante para vos y que tenga un tiempo. ¿Qué objetivo tenés pensado ponerte para arrancar esta segunda mitad de año?

 

 “La gallega del GPS nos dice “recalculando” pero lo primero que te pregunta es: dónde estás y adónde quieres ir”, Fernanda Bolagay

 

Cuotas: cuándo sí y cuándo no
Las tarjetas de crédito pueden resultar un problema para nuestra economía si no llevamos el control y “eso pasa cuando no hice mi cita con el dinero previamente. Uno tiene que identificar todos los gastos que tiene: todo lo que son necesidades básicas no se recomienda pagar en cuotas”, afirma Fernanda. Comida, nafta o transporte: si vas a pagar con tarjeta, mejor que sea en un pago. Ahora, dentro de las categorías básicas, uno puede discernir qué uso hacer con la tarjeta de crédito y a qué podemos destinarle cuotas: “activos que exceden cierto monto. Todo lo que vas a comprar cuyo uso sea mayor a un año. Por ejemplo, una heladera o cualquier electrodoméstico. Esas pequeñas reglas de orden te ayudan a saber decidir cuándo sí y cuándo no”, aconseja la especialista.

“Generalmente, detrás de gastar hay inconsciencia y no hay objetivos. Cuando una persona quiere algo y tiene un objetivo muy claro, ajusta el resto de cosas para que eso se dé”, Fernanda Bolagay

ESPECIALISTA CONSULTADA
Fernanda Bolagay
Coach financiera especializada en finanzas personales
Redes sociales: @ferbolagay
Mail: info@ferbolagay.com
Web: www.ferbolagay.com

Comentarios

Enviá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Notas Relacionadas

Ingresar

Para ver nuestras Revistas, debe ingresar su e-mail