Actualidad
Actualidad | Generales

Vos también podés salvar un bosque de la desmontación

Sabemos que el estado de nuestros bosques es crítico: Argentina perdió el 70 % de sus bosques nativos. Por ello, charlamos con Emiliano Ezcurra, fundador de Banco de Bosques, una organización que, con la colaboración de la población argentina, ayuda a salvar pedacitos de tierras para que no caigan en manos de alguien que va a desmontarlos. ¿Te gustaría sumarte?

¿Cómo surge la iniciativa de Banco de Bosques?

La idea surge hace ya más de 10 años, mirando los clasificados del mercado inmobiliario de tierras, en donde salían a la venta muchas fincas, campos, con un valor muy bajo por hectárea. Veíamos que esas propiedades estaban en el corazón de la frontera agropecuaria: Chaco, Salta, Jujuy, Formosa, Santiago del Estero, Santa Fe, y eran justamente campos que decían “apto desarrollo”, que significa que se pueden desmontar, que tienen permiso de desmonte y que sabemos casi con seguridad que aquellas personas con capacidad de compra les pondrán una topadora encima para realizar algún tipo de producción. La deforestación es la principal razón de pérdida de biodiversidad y extinción de especies a nivel mundial, además de ser una de las principales causas del cambio climático. Y el problema en Argentina parece aumentar día a día, llegando a veces a tasas de desmonte de una hectárea de bosque cada dos minutos, lo que equivale a desmontar entre 20 y 40 canchas de futbol por hora, y los impactos a nivel regional crecen de manera exponencial.

 

¿De qué se trata esta iniciativa?

Las propiedades con bosques suelen tener un costo muy bajo por hectárea. Sin embargo, la realidad del mercado actual demuestra que, a pesar de que las tierras con bosques son baratas, en su precio por hectárea, sólo aquellos que pueden comprar un número elevado de hectáreas tienen acceso a estas propiedades. Es por lo tanto un negocio exclusivamente mayorista de hectáreas. Banco de Bosques viene a dar respuesta a esto con una alternativa simple y sobre todo, creativa. Se genera un espacio mediante el cual el negocio mayorista de compra de tierras con bosques pasa a ser también un negocio minorista. Un “almacén” de hectáreas de bosques en la que todos pueden participar aportando desde unos metros cuadrados hasta varias hectáreas de bosques que se salvan automáticamente.Este avance de hectáreas salvadas se puede seguir paso a paso en el sitio de Banco de Bosques y cada donante puede saber exactamente dónde está ese “pedacito” de planeta que se salvó gracias a su aporte.

  

¿Cómo funcionan las donaciones?

Banco de Bosques creó el sistema de donaciones georreferenciadas, a partir del cual las personas que donan pueden saber con exactitud a dónde va su donación.Su donación equivale a tantos metros cuadrados y eso se une a una suerte de rompecabezas de mucha gente que está donando para que finalmente esos bosques no caigan en manos de alguien que lo va a desmontar porque es la dinámica de su actividad. Es una suerte de rebeldía inmobiliaria utilizando como elemento convocante la tecnología.Cada nuevo miembro de Banco de los Bosques recibirá sus coordenadas indicandoel lugar exacto del pedacito de bosque que salvó y podrá “viajar” por Google Earth para verlo desde unos pocos metros sobre las copas de los árboles. Verá entonces unrincón del mundo que se salvó para siempre gracias a su aporte.

 

¿Qué sucede luego con los terrenos salvados?

En los bosques adquiridos por los donantes no se podrá desmontar. Sólo se pueden hacer tres cosas:

 

- Restauración del bosque: muchos bosques necesitan cicatrizar heridas provocadas por la tala irracional o incluso desmontes anteriores para volver a estar sanos y recuperar biodiversidad.


- Manejo Sustentable y de bajo impacto: para generar empleo local se podrán proponer actividades de eco-turismo, recolección de miel y productos forestales no madereros, manejo forestal de FSC y pastoreo de carga mínima.

- Conservación: en sitios con valores de biodiversidad sobresalientes o críticos para establecer áreas protegidas se propondrá hacer conservación.

 

Banco de Bosques no podrá vender los bosques salvados y sólo podrá, bajo según sea el caso, transferirlos a Parques Nacionales o Provinciales por la tanto la protección a perpetuidad nunca se pierde.

 

¿Qué tipo de personas o empresas son las que más se acercan a colaborar?

Afortunadamente, hemos recibido donaciones de un mundo muy diverso, desde pequeños donantes hasta empresas, la mayoría de ellas con una mirada sustentable. Lo interesante es que muchas son PyMEs. Porque a veces pensamos que las empresas que se pueden dar el lujo de pensar en lo ambiental son las grandes compañías. Y no es tan así. Tenemos empresas de combis de pasajeros cuyos dueños son emprendedores que quieren hacer su parte. Y no es que vienen porque están obligados por la ley sino que se sienten interpelados por sus consumidores y por ellos mismos.

 

¿Cualquiera puede donar?

Sí. A diferencia de muchas iniciativas que se han visto en el pasado, en las que un millonario filántropo extranjero viene, compra una estancia y luego la dona a un Parque Nacional, esto es a partir de argentinos que queremos salvar nuestros bosques. Y no necesitamos ser millonarios. Sólo se necesita Internet porque hay gente que dona desde 250 pesos al mes para salvar 10 metros cuadrados y otros que donan 10 mil pesos y salvan más de cinco mil. No son aportes de un millonario, pero sí de miles de argentinos y así hemos logrado salvar tres bosques ya.Nuestro “gran campeonato” es la Estancia La Fidelidad, 128 mil hectáreas que se transformaron en el Parque Nacional El Impenetrable. Fue la primera vez en toda la historia argentina que se crea un Parque Nacional por suscripción pública. También hemos salvado un bosque de unas 5 mil ha en la Provincia de Santa Cruz y dos bosques en Misiones, los cuales serán anexados al Parque Provincial Uruguaí, el área natural protegida más grande de la provincia.

 

Para aquellas personas que no están informadas, ¿cuál es la situación actual de los bosques en Argentina?
Crítica. Argentina perdió el 70 % de sus bosques nativos. Siendo que el 30 % restante presenta además diversos niveles de degradación, un porcentaje muy bajo está protegido (a excepción del bosque andino patagónico que tiene un 35 % de su superficie protegida), y mucho menos aún es lo que se podría estar regenerando. Hay una toma de conciencia y eso se plasmó en la sanción de la Ley de Presupuestos Mínimos para los Bosques Nativos y obvio es útil. Pero el problema está en que es un click que las autoridades al máximo nivel no hacen. Sigue siendo una cuestión simpática, que alguien se tiene que preocupar porque está bien cuidar los bosques, pero nadie internaliza que los bosques tienen un impacto económico. Que cuando vos sosirresponsable con el ambiente te inundñas, tenés sequías y pandemias que cuestan plata.

 

MÁS INFO

 Web: bancodebosques.org

Instagram: @bancodebosques

Facebook: /Bancodebosques

Comentarios

Enviá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Notas Relacionadas

Ingresar

Para ver nuestras Revistas, debe ingresar su e-mail