Entrevista
Entrevista | Celebrities

Agustina Cherri

Autor: Julieta Otero

Con su pequeña Alba a upa, la actriz que se convirtió en un ícono a través de la serie Chiquititas reflexiona sobre su carrera, su maternidad, su condición femenina y el increíble momento de bienestar en el que se encuentra.

¿Cómo estás transitando esta nueva maternidad respecto de las anteriores?

Y… acá vamos (risas). Por suerte, la más grande tiene once y me ayuda un montón. Mi otro nene también, eso está buenísimo. Y, con respecto a antes, es todo distinto. Pensar que cuando yo fui mamá por primera vez, tenía veintiséis años. La verdad es que estoy bastante tranquila, la experiencia de haber tenido dos hijos y que hoy estén bien te deja tranquila. Pero, por otro lado, al haber pasado tanto tiempo, es como volver a empezar en algún punto. También te agarran cuestionamientos, inquietudes, dudas… lo de siempre (risas).

 

Arrancaste el año grabando para Separadas con Alba de un mes y medio. ¿Cómo te organizás con la maternidad y tu carrera?

Sí, fue raro. ¡Pensar que Alba era tan chiquita y ya estábamos grabando! Al mes empecé con las fotos. Pero, bueno, era un proyecto que ya tenía desde antes de que ella naciera. Suar (Adrián) confió en que lo iba a poder hacer y, la verdad, no me puedo quejar, porque me dio todas las posibilidades y las herramientas para que yo pueda estar tranquila y estar todo el tiempo con mi beba, estaba pegada a mí. Fue un placer. 

 

Sos de estar muy presente en la vida de tus hijos, ¿no?

S, yo soy re de estar, soy yo la que cuida a mis niños. Por supuesto, cuando trabajo tengo ayuda, porque nunca dejé de trabajar, ni con los nenes chiquitos ni embarazada. Soy una agradecida, porque es un placer estar con mis hijos, lo disfruto mucho. 

 

Maternar y trabajar con tanta dedicación… ¿Cómo hacés?

Se pueden hacer las dos cosas…Digo, la verdad que yo no sirvo para estar todo el día en mi casa ni sirvo para estar todo el día trabajando… necesito esa combinación de sentirme realizada, poder salir a trabajar y juntar un montón de ganas de estar con mis hijos. Si no tengo mucho trabajo, disfruto de estar en mi casa con mis hijos y, si tengo mucho trabajo, logro el equilibrio justo para poder hacerlo. Siempre que uno puede y quiere, las cosas se dan. 

 

Me imagino la organización…

Ah, bueno, ¡es que no te queda otra! (risas) Imaginate: tengo una de doce, uno de ocho y una de un año. Cada uno con sus colegios, con sus actividades, con lo suyo, mi carrera profesional como actriz, las redes sociales, la fundación y llevo adelante una casa. Si no me organizo, no puedo. 

 

Pero, a la vez se nota que sos de criar con respeto y libertad a tus hijos…

Creo que, por suerte, tengo una buena combinación. Hay cosas que me gusta sostener. Nosotros como familia tenemos un estilo de alimentación, de medicina, de educación que van por un lineamiento que mantenemos y, desde ese lugar, soy muy de acompañar al niño en sus necesidades. En casa somos todos vegetarianos, mis hijos van a una escuela viva, que son escuelas que se van adaptando al niño y no es el niño quien se adapta a la escuela y a las estructuras. Ellos son vegetarianos de nacimiento, nunca en su vida comieron un pedazo de carne. Y, después, hay cosas que me parece que son importante que estén enmarcadas en una rutina, porque siento también que al niño lo ayuda. Me parece que es una buena balanza.

 

“Nosotros como familia tenemos un estilo de alimentación, de medicina, de educación que va por un lineamiento que mantenemos y, desde ese lugar, soy muy de acompañar al niño en sus necesidades”, Agustina Cherri

 

Claro, aparte tenés un combo que incluye una preadolescente y una beba…

Sí, igual por suerte Muna es amorosa, es muy apegada a mí y al padre, tenemos mucha comunicación, charlamos todo. Tiene sus arranques preadolescentes, pero la verdad que todavía lo peor no ha venido, digo, la adolescencia (risas). 

 

Vos arrancaste de muy chiquita en la tele, casi te criaste en el medio. ¿Cómo fue el hecho de que Muna te pida empezar a exponerse?

La primera respuesta cuando quiso exponerse y era muy chiquita fue que no, de hecho yo respeto mucho la identidad de mis hijos y no me gusta exponer sus caritas. Lo que pasó con Muna es que ya venía hace rato pidiéndonos, también venía estudiando desde muy chica, porque ella tiene muy en claro lo que quiere hacer. Y hace poco el planteo fue “quiero mostrar lo que hago”, entonces desde ese lugar, la dejamos bajo nuestra supervisión. La cuenta que tiene pública es especialmente para mostrar sus covers, sus canciones y su música. Se negoció un poco eso, desde el lugar profesional y también escuchando las decisiones que ella va queriendo tomar, porque ya está por cumplir doce años y quiere elegir también. 

 

Claro, ¿no te da miedo que de tan chiquita quiera exponerse?

Sí, igual lo que por ahora hizo Muna es mostrar su cara, mostrar lo que hace en una cuenta pública pero, en mi opinión, es muy chica para empezar a trabajar. Cuando yo empecé siendo tan chica, no era la televisión que es ahora y los medios de comunicación, mucho menos. Hoy también hay un nivel de exposición y de masividad a los que ella estaría expuesta y que yo no estaba, era más privado. 

 

Qué diferencias desde La ola está de fiesta, ¿no?

¡Olvidate! (risas) Imaginate: en 1989 había cuatro canales de aire y yo arranqué siendo bailarina de Flavia Palmiero. Ya, quieras o no, ella arranca siendo hija de un personaje público, más el alcance de las redes, más su talento… es una conjunción que, obviamente, si no la manejamos bien, puede ser peligroso para ella. 

 

Además, ustedes se transformaron en un medio de comunicación superpoderoso…

Totalmente, antes uno iba a un canal a contar determinada cosa, pero uno ya lo puede comunicar todo a través de sus propias redes y como quiere comunicarlo. Y como la cercanía con la gente es increíble, vos le podés hablar a quien quieras y te lee. Algo que antes era mucho más lejano.

 

Bueno, pero me imagino que vos con el furor de Chiquititas y tus clubs de fans deberías tener cierta cercanía ya en ese entonces…

Y sí, era complicado porque fue un boom que hasta hoy perdura, acá en Argentina y en otros lugares del mundo. Fue un programa clave, bisagra de los programas infanto-juveniles. Además, duró muchos años, por lo que abarcó a muchas generaciones. Siempre lo viví bien, porque mi familia me acompañó y me ayudó a que yo lo viviera de esa manera. Siempre fueron muy de los pies en la tierra y, la verdad, que algo bien habrán hecho mis padres porque seguir manteniendo mi carrera a lo largo de los años, nunca un problema, siempre pude manejarme bien con todo lo que el medio te da, con lo bueno y lo malo. 

 

¿Cómo vivís la familia ensamblada?

Nosotros tenemos la suerte de tener una gran relación entre todos, Gastón (Pauls) vive en el mismo barrio que vivimos nosotros, a tres cuadras. Mis hijos van y vienen a la casa del padre en bicicleta, Gastón es una persona que quiero y admiro mucho, tenemos una gran relación. Tomás (Vera), además de ser el gran amor de mi vida y padre de mi hija Alba, es un compañero increíble que también entiende, respeta y acompaña esa relación que tenemos con Gastón, que es increíblemente buena. Así que si nos ves, somos los Ingalls, vamos a todos lados juntos, la pasamos genial, Gastón ama a Alba, ella lo ve y se desespera, gracias a Dios todos nos acompañamos. Más que ensamblada, es una familia gigante (risas), porque claro, se multiplican las abuelas… así nos tomamos todo.

 

Cuando lanzaron Separadas, la tira fue muy criticada por reunir a tantas bellezas hegemónicas. ¿Cómo te tomaste esa crítica?

¿Qué es la belleza hegemónica, qué es bello, qué no es bello? (risas). Es como todo tan relativo, según lo que digas, cómo lo digas… también creo que si el elenco hubiera sido de siete hombres, creo que ni siquiera se hubiese planteado este tema. Entonces, partiendo de esa base, me parece que nosotras, las mujeres, ponernos a debatir si una mujer es linda o no y nos olvidamos del talento que había atrás de esas mujeres, que por algo fueron elegidas, por su trayectoria, su manera de actuar, su manera de comunicar… es desmerecer un montón de otras cosas y quedarnos en el territorio de lo hegemónico cuando, para mucha gente, yo puedo ser hermosa y para otra gente, puedo ser horrible. Es todo como bastante delicado y muy profundo. 

 

Dejar de darnos con un caño entre nosotras, básicamente…

Claro, justamente, en el lanzamiento de Separadas eran muchas las mujeres que criticaban porque, supuestamente, nosotras estábamos trabajando porque éramos todas lindas, cuando si fueran hombres estarían diciendo porqué no son mujeres… Y bueno, hay que acercarse un poco más, ver desde qué lugar una opina. Cuando vos veías el programa estas mujeres eran empáticas con otras mujeres, se escuchaban sus problemas, tocaba todos estos temas actuales y reflejaban un montón de problemas y sociales…

 

En Separadas hacías de una mujer policía víctima de la violencia de género. ¿Cómo vivís vos en lo personal la lucha por la igualdad de género?

Yo no soy parte del colectivo de Actrices Argentinas, no por nada en especial. Hay cosas que comparto, otras que no. Es un movimiento que demanda mucha energía, yo hago mi militancia desde mi lugar. Pensá que yo fundé hace ocho años ADA (Amigos del Alma), una fundación que luchaba por la violencia de género, cuando nadie hablaba del tema. Es una fundación pensada para niños y mujeres que son víctimas de la violencia y fue el primer hogar en el país. Pero, a veces, elijo moverme y comunicar de una manera un poco más silenciosa. 

 

Claro, es que me parece que vos sos más de los actos…

Sí, puede ser también. Cuando fundé ADA nadie hablaba del tema, pero las mujeres eran víctimas igual y, hasta el día de hoy, la fundación sigue en funcionamiento. Luego, descansé unos años, porque fue un trabajo muy duro y ahora estoy con la fundación Chaka, que trabaja por la nutrición de los niños. Entonces estoy muy metida en eso y mi militancia va día a día, desde ese lugar. Muy de a poquito empezamos con Chaka. La propuesta es usar nuestras redes sociales: invito a distintos compañeros del medio, y con todo el alcance que tenemos para donar nuestro espacio y a través de las marcas, vamos consiguiendo las cosas que van necesitando distintos comedores y fundaciones que necesitan ayuda.

 

“Mi terapia es mi fundación Chaka, me lleva a vivir una realidad que sufro, pero aprendo de ella. Mi casa me hace conectar con mi eje, mi huerta, mi verde, mis hijos… hay muchas cosas que me hacen volver a lo esencial, a lo básico”, Agustina Cherri

 

Esto de ayudar es algo inherente a vos de toda la vida…

Lo que más funciona en mí es que cuando veo algo que está mal, que podría estar mejor, y, si está al alcance de mi mano, yo lo hago. No tiene por qué ser fácil, porque armar una fundación fue muy difícil, entre los papeles y el día a día de llevarla adelante, la responsabilidad, sobre todo porque yo no vivo de las fundaciones, simplemente soy su fundadora y su presidenta para llevarla a cabo. Yo vivo de otra cosa, entonces, a veces, entre mi vida, mis hijos, mi trabajo, las fundaciones… es difícil, sobre todo porque lo que yo le dono a la fundación es lo más preciado que tengo, que es mi tiempo.

 

En esta edición cumplimos 10 años y nuestro lema es Vibrá Alto. ¿Qué te hace vibrar alto a vos?

Para mí es conectar con lo simple. Con estar en mi casa regando la huerta que hemos sembrado en familia y verla crecer con mis hijos, sabiendo que tenemos la posibilidad de hacer algo y que lo hacemos, pasar del discurso a la acción, poder compartir esa acción con mis hijos, que vean dónde conseguimos las cosas, que me acompañen, pasamos días enteros en los comedores, compartimos, todo eso hace que todo valga la pena. 

 

PING PONG

Un plato hecho por vos: risotto de quínoa.

Algo que te saque de quicio: cuando hablo y no me contestan.

Una virtud: ser buena cocinera.

Un deseo para tus hijos: que mantengan mi huerta florecida cuando yo sea viejita (risas)


FOTOS: Meme Amusategui

ASISTENTE FOTO: Juan Sánchez

ESTILISMO: Romina Giangreco

MAKEUP: Meli Sklar para Frumboli Estudio

PELO: Cristina Cagnina

PRODUCCIÓN: Julieta Otero y Matías Alegre

AGENCIA: Farrel  

LOCACIÓN: Sharewood Pilar


Comentarios

Enviá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Notas Relacionadas